2009-09-24

Charly García en Perú: el amor espera... ¡Y es leal!


Foto: "El Comercio"

Son casi las 2:00 am., me muero de sueño, mañana tengo que levantarme para seguir dándole toques finales a mi tesis, pero aquí estoy sentado. Estoy seguro que esta emoción la tendré intacta mañana; sin embargo, es en este momento en que quiero gritar de alegría a pesar de estar agotado y con las pantorrillas que me duelen atroz de tanto saltar. Y es que si Charly volvió después del infierno que pasó, ¿por qué diablos no puede esperar mi cansancio? Que espere, entonces.

Charly resucitó (contrario a lo que muchos "malhablados" pensaban). No se me ocurre otra explicación. No lo hizo al tercer día, pero lo hizo tras casi un año de "bancársela" en una clínica de rehabilitación. No sólo ha resucitado, sino que se ha reivindicado. No con nostros que lo amamos a rabiar (porque cuando se ama, se aprende a aceptar a las personas tal como son), sino con él mismo, con su grandeza, con su genialidad y con la imborrable impronta que de sobra ha dejado y sigue dejando en el rock en español (Y si opinas distinto... Lo siento, "la vanguardia es así" :D). Y es que luego de su primer concierto en Luján - Argentina, pensé que había que darle cierto tiempo de "gracia" para que rearmara ese rompecabezas que un día se cayó de la mesa... Pero lo de hace unas horas, francamente no me lo esperaba. Fue la vida, se los juro.

Me fui y vine en combi, caminé cierto trayecto (lo suficiente como para que las zapatillas nuevas me sacaran ampollas), mi entrada fue un regalo de cumpleaños de mi hermano [¡Gracias, Bruno!], me compré una sola lata de cerveza, ¡pero me sentí el hombre más rico del mundo luego del concierto! Para empezar, en el escenario se proyectaba una imagen de un rojo telón de teatro, como vaticinando la mejor de las presentaciones de un gran maestro, imagen que fue cambiando con cada canción, asegurando el éxito visual del concierto. Arrancaba la noche con Charly vestido de negro, cual concertista que cantaba (con una voz notablemente mejorada) "El amor espera". En efecto, el amor había esperado desde 2003, última vez que Charly y Perú se vieron las caras. El amor había esperado y mostraba su incondicional lealtad con las más de 15000 personas que cantaban y saltaban y con un Charly entregado y emocionado, intercalando pasos entre su piano negro de cola larga y el micrófono en medio del escenario. Yo gritaba a rabiar canciones como "No soy un extraño", "Cerca de la revolución" y "Chipi chipi", para luego estallar junto al mar de gente con "Fanky". Era espectacular ver como hasta los vendedores de cigarros movían sus cabezas, como la gente bailaba sola o acompañada, ver como los amigos se abrazaban y saltaban como si intentaran acercarse al cielo, mientras al compás de "Buscando un símbolo de paz", yo entendía que "será porque nos queremos sentir bien/ que ahora estamos bailando entre la gente/ será porque nos queremos sentir bien/ que ahora todo suena diferente".


Los ensayos y sobre todo las ganas de Charly de alejarse de ese límite que cruzó un año atrás habían rendido frutos: un concierto que se perfilaba como notable y emotivo. Eso me ponía contentísimo. ¿Cómo les explico? Tan contento como cuando alguien muy cercano a ti triunfa. Lo veía feliz de volver a los escenarios, agradeciendo los gestos de cariño que la gente le profesaba a través de aplausos, arengas a voz en cuello o simplemente cantando con toda la emoción del mundo un set list que significaba una suerte de "autobiografía", tal como lo definió Charly en la víspera del concierto.

Las canciones se fueron sucediendo entre gritos de "te amo, Charly" o "Charly, nunca te mueras", hasta que la oscuridad reinó en el escenario luego de que en "No voy en tren" García dijera: "...soy el que prende y el que apaga la luz/ aquí y en everywhere". Se había ido. Pero como era de suponer, Charly volvió para pedirnos que reflexionemos sobre las razones que nos habían llevado a la Explanada del Monumental a verle con la emotiva "Deberías saber por qué", para retirarse luego de la celebradísima "Hablando a tu corazón" y "Rock 'n' Roll Yo".

No obstante, la gente se quedó en sus lugares, los aplausos no cesaron y tras unos 5 minutos de "Oh, Charly no se va" y demás cánticos de gente al borde del paroxismo, increíblemente, Charly volvió a salir, acto que, a todas luces, no estaba previsto, pues (a diferencia de la anterior) esta vez ya hasta habían desconectado los equipos. Así, retornaba para agradecernos la alta fidelidad y amor que le tenemos en Perú, cantando y tocando hasta con sus mismísimos pies "No toquen", despidiéndose luego de ello con una frase que evoca al Charly más irreverente: "Esto es rock 'n' roll... Chau".


Personalmente, debo decir (como es notorio) que la música del Genio me encanta. Me acompañó en una etapa difícil de crecimiento y de asumir responsabilidades, una etapa en la que, como cantaría él, "...morí sin morir y me abracé al dolor...". Con sus canciones y con el coraje de ayer, me enseñó que sentir, ser conciente de vivir y (a veces) pensar distinto del resto tiene un precio; que la tristeza, en efecto, existe, pero que hay que asumirla para empezar a ver lo que hay después [al amanecer verás el mar y no la pared. Sin necesidad de mirar atrás]... Ya saben, decir "Me siento mucho mejor".

Ya son las casi las 3:00 am., y aunque no sea viernes, puedo decir que realmente habrá "un sábado azul y un domingo sin tristezas", entre otras cosas, porque sobremanera "justificaste con la acción toda fantasía". Gracias por eso también, querido Charly.


Set List:

1. El Amor Espera
2. Rap del Exilio
3. No soy un extraño
4. Cerca de la revolución
5. Chipi chipi
6. Fanky
7. Vía Muerta
8. Demoliendo Hoteles
9. Promesas sobre el bidet
10. Adela en el carrusel
11. Rezo por vos
12. Yendo de la cama al living
13. Canción de 2 x 3
14. Nos siguen pegando abajo (Pecado mortal)
15. Influencia
16. Llorando en el espejo [de su ex-banda, Serú Girán]
17. Pasajera en trance
18. Raros peinados nuevos
19. Me siento mucho mejor
20. Tu vicio
21. Buscando un símbolo de paz
22. No me dejan salir
23. No voy en tren

"Final"

24. Deberías saber porqué
25. Hablando a tu corazón
26. Rock and roll yo

Final... Y porque el amor lo puede todo:

27. No toquen

Final (o mejor dicho: "hasta luego")



Dos agradecimientos:

1. A Bruno, por la entrada al concierto de mi vida.
2. A mi cuasihermana Maricarmen, por acercarme más a la genialidad de Charly.



* Otras fotos: Terra Stereo y El Clarín

Actualización (24.09.09):

* Mira la espectacular crónica de "
Rolling Stone" (Argentina)

* Mira la crónica de "
El Clarín"

* Mira la crónica de "ADN.es"

* Mira la crónica, fotos y vídeo en
Conciertos Perú

Foto: "El Comercio"



6 comentarios:

fernando dijo...

linda crónica. un abrazo, hermano.
efe.

Anónimo dijo...

Muy buena crónica!! totalmente de acuerdo en todos los puntos que mencionas.

Giani_TheKid dijo...

¡Gracias por visitar el blog y tomarse el trabajo de dejar sus comentarios, tíos!

¡Vuelvan cuando gusten!

Eli Paredes dijo...

¡Lindo! Giani, me alegra saber q un amigo se sienta tan bien :) besos

H.W. Roa dijo...

Gracias por la crónica.
Gracias por disfrutar el concierto.
Gracias por acompañar a Charly.

Giani_TheKid dijo...

¡Gracias a ustedes por comentar!

Y, por supuesto, ¡gracias a Charly por darnos tanto tanto!