2010-05-16

Confesión de domingo


Como habrán notado (si es que hay algún incauto por ahí que siga este espacio) ya no posteo mucho en el blog. ¿Habrá matado el microblogging al blogging? ¡Ja! No creo que se deba a eso, más bien se trata de una suerte de mezcla de sentimientos. Lo que me trajo aquí fue un gesto dictatorial del egoísmo. No abrí el blog pensando en el resto, sino es sacarme la ansiedad que a veces siento de escribir (o describir) de aprender o aprehender a través de esta catarsis o de esta simple necesidad de crear, de librarte de eso que a veces te llena tanto el pecho que no puedes más.

¿Se me acabaron los sentimientos? No creo, sigo sintiendo a diario. ¿Se me habrá acabado ese exhibicionismo contestatario de mi más conservadora intimidad? Ni idea. No sé qué es lo que me impide sentarme a escribir, a crear. Supongo que debe ser que uno no solamente crea a través de letras, sino a través del día a dia, a través del vivir, del pensar y reflexionar una y mil putas veces sobre los mismos putos temas que no dejan de estar donde estaban. Y, ojo, no se lea como miseria lo que escribo, eh. No quiero compasión ni nada por el estilo. Que lance la primera piedra quien no se haya sentido nunca así. No sé para ustedes, pero para mí es lo más natural que puede haber; es "parte de", digamos. Lo que es yo, todo (y cuando digo "todo" es TODO) lo tomo para bien o como algo que debe enseñarte; de manera que no ando lamentándome pese a cavilar ciertas cosas, más por nostalgia que por arrepentimiento.

En fin, no sé a dónde diantres voy con todo lo que he escrito, pero supongo que todo nace de ahí, ¿no? De sentarte frente a una hoja tan blanca como el vacío, tan absurda como sentir que no tienes nada que contar, que vivir o que sentir. No me corro. Heme aquí, entonces: contando, viviendo y (sí que sí) sintiendo.

Au revoir (o como se escriba).

2 comentarios:

Moon dijo...

uno escribe por necesidad, por dejar fluir lo que llevas dentro. uno escribe cuando quiere hablar con uno mismo, cuando te quieres apartar de los demas... a veces lo dejas de hacer por un tiempo, pero la necesidad de escribir volvera.

Giancarlo dijo...

Verdad que sí, Luna... ¡Todo el mundo tiene algo que decir, algo que expresar!

¡Gracias por el comentario!

Saludos.