2008-08-09

I now run... into the wild (and friendship)


"We are, finally, all wanderers in search of knowledge. Most of us hold the dream of becoming something better than we are, something larger, richer, in some way more important to the world and ourselves. Too often, the way taken is the wrong way, with too much emphasis on what we want to have, rather than what we wish to become"
De "Education of a Wandering Man", de Louis L'Amour

"For a moment, she re-discovered the purpose of her life. She was here in earth to grasp the meaning of its wild enchantment and call each thing by its right name"
De "Dr. Zhivago", de Boris Pasternak

"Such is the way of the world/ you can never know/ just where to put all your faith/ and how will it grow/ Gonna rise up/ burning back holes in dark memories/ Gonna rise up/ turning mistakes into gold"
De "Rise", tema de Eddie Vedder


Hace un par de semanas (chesu, cuando el buen Miguel todavía estaba acá en Perú), en una amical, buena y sana costumbre, Daniel, Miguel y yo nos juntamos para ver una pela que ya tiempo atrás habíamos estado esperando ver: "Into The Wild" (2007), opera prima de Sean Penn, historia llevada al ecran sobre la base del (homónimo) libro de Jon Krakauer. Con una genial fotografía y una pulida y recomendadísima banda sonora interpretada y compuesta -salvo dos temas- por Eddie Vedder (vocalista de Pearl Jam), esta pela -creo- no decepcionará a ninguno que esté abierto a la experiencia de sus, aproximadamente, 130 minutos de duración.

La pela -de la cual no daré muchos detalles, para no fregarles la función- narra la ____ (interesante, estúpida, valiente, ingenua, genial, irresponsable, fantástica, temeraria, aleccionadora, etc... pónganle el epíteto que quieran después de verla) historia de Christopher McCandless, un joven estadounidense de familia acomodada que, tras graduarse en Historia y Antropología en la Universidad de Emory, decide dejar atrás el mundo fatuo y materialista que lo rodeaba para ir en busca de lo que consideró su sueño mayor: adentrarse en las gélidas e impías tierras de Alaska, pero sobre todo buscar su verdad, encontrar paz espiritual, entrar en contacto con la naturaleza y ser consciente de ello.

Así, Alex Supertramp -nombre que adoptó durante su peripecia-, al mejor estilo de Huckleberry Finn, provisto de su celeste mochila de viajero, un poco de ropa, algunos libros, bolsillos vacíos de dinero pero repletos de sueños y aventura, viaja buena parte de Estados Unidos. En este viaje, Alex convive con la naturaleza en su más virginal forma, conociendo eventualmente a algunos personajes, en quienes logra calar por su sencillez y particulares sabiduría y filosofía de vida, influenciadas fuertemente por algunos de sus autores favoritos, tales como: Jack London, Leon Tolstoi y Henry David Thoreau, Louis L'Amour. A la vez, ellos también dejan en él muchas cosas que rescatar, dando testimonio de la interacción y retroalimentación con las demás personas, de la que ningún ser humano puede (ni debe) escapar, pero de la que Alex -de alguna manera- quiso estar exento o de la que, por lo menos temporalmente, en una suerte de introspección, quiso estar alejado.

Inmerso en una difícil situación, Alex Supertramp decide emprender el retorno tras casi 4 meses en Alaska (2 años en total, desde su partida de casa), influenciado por un fragmento que leyó en uno de los libros que llevó consigo y tras haber entendido que ninguna experiencia, verdad o felicidad o experiencia es lo que es si no hay nadie con quien compartirla... Y vaya que hay mucho de cierto en eso.

A propósito de ello, hace unos días se fue Miguel (el buen "Iiiimmmb!"), amigo, el otro pie del "trípode de las pelas", compañero de las pichangas de los miércoles y reuniones con la demás gente del cole, a hacer una mestría en Geografía en Bergen-Noruega. Quienes participamos de su despedida (una de las tantas) y el mismísimo Miguel, de alguna manera, nos dimos cuenta de qué tan cierto puede ser ese fragmento que "movió" a Supertramp a volver... Y, bueno, hoy, Miguel no está en Perú, sino casi a las antípodas; sin embargo, tanto él como nosotros, sus amigos, sabemos que ni todos esos kilómetros, que nos separarán por un tiempo, podrán con ese invaluable lazo que ni siquiera el hecho de terminar el cole rompió. Porque ésa es una de las cosas que cuando es fuerte (como lo es en este caso) permanece.

¡Éxitos! ¡Aquí te esperamos, Iiiimmmb!


eddie vedder - rise
Found at skreemr.com
(Pon play para escuchar "Rise", de Eddie Vedder)

3 comentarios:

Penelope dijo...

No he visto aún la película -aunque pronto la ponen en un cine de verano de mi ciudad-, pero sí he leído el libro. Me dejó un sabor extraño, al mirarme en la odisea de Chris como si fuera un espejo y tomar conciencia, una vez más, de que hay una parte de mí que se lanzaría a conquistar una vida completamente distinta a la que llevo. Nunca sabremos nada, pero pienso que él, quizás, saboreó una sensación de libertad que cuesta tanto alcanzar en la vida cotidiana llena de convencionalismos, sometimientos y días que gotean como un aceite rancio. En fin, debe ser este verano infernal, que me pone de una mala leche que no veas. ¡Muchos besos!

Eg er Signe dijo...

Hola! Estoy viajando en Espana y Marrueco, asi que todavia no he encontrado Miguel en Noruega, pero se que ha llegado bien. Signe

Miguel dijo...

Gracias por las palabras immb, si pues ni los miles de kilómetros q separan Marte de la Tierra podrían romper el lazo q tan bien describes en tu post, un abrazo y saludos para la gente!