2008-08-27

Sobre dos ruedas



Hace semanas me está rondando la cabeza la idea de comprarme una bicicleta. La idea no es nueva, hace meses ya a mi Monuna -en gesto más que noble- se le había ocurrido comprárnoslas para salir a pasear. La verdad es que hace rato las hubiera comprado si no fuera porque con esto de la tesis estoy más ajustado que pantalón de torero.

¿Por qué una cleta? Pues la verdad es que no lo sé. Más allá de la monería de tener algunos amigos y amigas que tienen una, pues creo que todo radica en el deleite que es montarte sobre esas dos ruedas y pasear sin el estrés que un vehículo a gasolina, gas o petróleo conlleva. Hacer deporte es algo que también está en la lista de razones, más aun cuando veo que este bajo vientre mío crece impía e irreverentemente sin importarle si mi figura cada vez se asemeja más a la de un kion. Por supuesto, también esgrimo aquello de no querer fregar más el medio ambiente; ya suficiente tenemos con el desgraciado parque automotor limeño (¡no creo que otra ciudad contamine el país tanto como ésta!). Dicho sea de paso, creo que mi "consciencia ambiental" cada vez mejora: desde valorar cada gota de agua que cae de los caños (léase: no desperdiciándola inútilmente) hasta el mero hecho de no tirar basura en la calle (no sólo por educación)... En fin...

Siendo aun más sincero, pues acaso muy en el fondo también quiera una bici para escapar. Escapar de la presión a la que, de alguna u otra manera -nos desempeñemos en lo que sea-, sucumbimos en algún momento. Montarme en mi cleta y pedalear... pedalear... pedalear... etcétera. Pedalear libre y orondo por una ciclovía o una pista, sin miedo a quedarme atascado en el asqueroso tráfico. Y con algo de suerte, tal vez sin miedo a quedarme estancado en lo que me impulsó a montar la bici y salir a despejarme. Como en una ciclovía: dejar atrás las rayitas del asfalto, árbol a árbol, poste a poste, cuadra a cuadra... Y (para sentirme un poquito mejor) llegar, no sé cuándo a no sé dónde... Tan sólo llegar.

2 comentarios:

... dijo...

cómpratela!... aparte de los motivos que dices, a mi me atrajo el hecho de recordar aquéllas epocas donde nada preocupaba, donde bicicletear era la única diversión en una tarde soleada... uffff!... esa libertad aunque sea momentánea... por ahora.

Azul dijo...

checa: http://www.nopuedocreer.com/quelohayaninventado/7635/la-bicicleta-que-ama-flickr/
jeje q esperas! compratela =D